Nuestro Favorito:

Matatalab

Matatalab, el faro y el robot

En Educarobotics hemos analizado diversas propuestas que han ido desde lo puntero a nivel tecnológico a robots cuyo enfoque estaba orientado más hacia la funcionalidad que al espectáculo. Matatalab es un robot programable para niños que encaja perfectamente con esta última definición, gracias a una propuesta sencilla pero muy efectiva.

En Matatalab han optado por prescindir de grandes alardes a la hora de ofrecer un producto con el que los más peques puedan aprender a programar. Lo que llama la atención al abrir la caja es la ausencia total de pantallas o la independencia con respecto otros dispositivos externos como pueden ser tablets o smartphones.

Nombre
Imagen
Valoraciones
Opiniones
Precio
Nuestro Favorito
Matatalab
Matatalab

Las habilidades que se potenciarán gracias al uso de Matatalab son numerosas: pensamiento ordenado, estructurado, mejora de habilidades motrices y cognitivas, lógica, abstracción, razonamiento, capacidad para la resolución de problemas y un largo etcétera. Acompáñanos en este artículo y descubre de todo lo que es capaz este robot para niños.

01
Nuestro Favorito

Matatalab

Cuando las pantallas no son necesarias

1 Opiniones
  • Matatalab es perfecto para iniciar a la programación de una manera intuitiva, sencilla y sin pantalla a niños de entre cuatro y nueve años.
  • Diseñado para el desarrollo de habilidades motrices y cognitivas, habilidades de pensamiento ordenado y estructurado, resolución de problemas, razonamiento y mejora de la autoestima a través de la motivación por la consecución de diferentes logros.
  • Incluye 32 bloques de codificación con diferentes funcionalidades, 1 Matatabot, 1 torre de control, 1 tablero de control, 1 mapa de juego, obstáculos, banderas y 3 cuadernillos de desafío familiar para pasar un divertido y constructivo tiempo en familia.
  • Los niños mejoran su alegría y desarrollan su imaginación para crear nuevas e infinitas posibilidades utilizando los bloques de codificación y controlando el automóvil robot a través de algoritmos de...Leer más
VER OFERTAS EN AMAZON

Lo primero que debemos destacar acerca de Matatalab es el rango de edad al que está destinado. Lejos de intentar ofrecer un producto estándar y poco definido que se puede adaptar a cualquier perfil, Matatalab ofrece una propuesta honesta para niños que estén en la horquilla de entre los cuatro y los nueve años. Un espectro amplio pero al mismo tiempo muy bien concretado.

La caja constituye un packaging muy atractivo donde todos los componentes están ordenados y bien presentados. Como hemos comentado, Matatalab basa su propuesta de aprendizaje en la ausencia de pantallas y dispositivos externos. Con él, nuestros peques aprenderán a programar gracias a un tablero blanco donde colocar las piezas que determinen el movimiento del robot.

¿Y qué más nos encontraremos dentro de la caja de Matatalab? Aunque tiene packs de ampliación, dentro tendremos todo lo necesario para empezar a jugar: 32 bloques de codificación con diferentes funcionalidades, 1 Matatabot, 1 torre de control, 1 tablero de control, 1 mapa de juego, obstáculos, banderas y 3 cuadernillos de desafío familiar para pasar un divertido y constructivo tiempo en familia.

Los diferentes bloques de programación son de colores diferentes para representar cada una de las funciones que pueden desempeñar. Estos bloques se tendrán que poner en el tablero blanco que viene de la caja donde, además, se encuentra el faro que enviará vía bluetooth las órdenes de movimiento al Matatabot que, encima de su tablero, comenzará a reproducir las órdenes enviadas.

Otra de las cosas que nos ha gustado mucho de la propuesta de Matatalab y su Matatabot es que, tanto el robot como el panel de instrucciones funcionan con baterías recargables y solo necesitaremos un cable USB para conectarlas y recargarlas. ¿Y si queremos personalizar el robot un poco? Sin problema, ya que también admite compatibilidad con piezas de Lego.

Como comentábamos al principio del artículo, en Educarobotics hemos analizado varias propuestas de robots programables que no cuentan con pantallas ni necesidad de conexión respecto a otros dispositivos. Creemos que esto es un punto fuerte a la hora de enseñar a los peques que programar es un concepto que trasciende la tecnología actual.

Además, nos ha gustado mucho que se haya definido de forma tan eficiente el rango de edad al que va destinado. A veces es un poco complicado determinar si el robot que vamos a adquirir será demasiado complejo o demasiado sencillo para nuestros peques, resultando en aburrimiento para ellos. Que se haya definido y producido con ese rango de edad de los cuatro a los nueve años en mente, es de agradecer.

Por último, también debemos mencionar lo bien construido que está, la presentación de sus piezas dentro de la caja y la durabilidad de sus componentes. En ningún momento da la sensación de que el Matatabot pueda romperse por un uso normal. Al contrario, se nota que han puesto mimo e inversión en cada uno de los componentes utilizados para construirlo.

Guía de compra de Matatalab

A la hora de hacerte con Matatalab has de ser consciente de que su precio no es del todo barato. Podrás encontrarlo rondando los 130€. A su favor hay que decir que, dado lo concreto de su rango de edad, podrá durar varios años.

Además, siempre podemos enriquecer la experiencia de los peques personalizando nuevos tableros en los que desarrollar el juego. Al tiempo que enfocan sus creaciones de forma práctica, seremos capaz de estimular su creatividad.

A continuación, os destacamos las principales características de Matatalab:

  • Orientado para niños de entre cuatro y nueve años
  • Incluye 32 bloques de codificación con diferentes funcionalidades
  • Comunicación entre la torre de control y el robot vía bluetooth
  • Incluye baterías recargables
  • Compatible y personalizable con piezas de Lego
  • Robot de suelo sin pantallas

VER OFERTAS EN AMAZON